Frases de cabecera

-"Si no estáis prevenidos ante los Medios de Comunicación, os harán amar al opresor y odiar al oprimido." Malcolm X.

abril 18, 2016

Los desafíos de los trabajadores de prensa en Buenos Aires


Mientras en las últimas horas la conducción provisional del SipreBA criticó a La Gremial de Prensa mediante una nota que su secretario Adjunto Rubén Schoffrin -candidato en la lista "pluricolor"- publicó en el periódico del Partido Obrero, en La Gremial de Prensa seguimos trabajando por un sindicato para todoxs, amplio, inclusivo, que sea independiente del Estado, de las empresas y de los partidos políticos. 

Estos son a nuestro entender los desafíos de los trabajadores de prensa:
La Gremial es una agrupación nacida de la acción sindical en prensa, sector en el que las pocas experiencias de lucha exitosas fueron siempre de la mano de acuerdos con otros compañeros: gráficos, operadores de radio y TV, y muchos otros sectores afines.

Como agrupación con visión y necesidad de expandir el pequeño sindicato de 1300 afiliados y de no circunscribirse a un periódico partidario, La Gremial tiene dos premisas básicas:


1.- Para que un sindicato pueda reclamar por sus reivindicaciones y ganar, tiene que ser amplio en su concepción y poderoso en la acción.


2.- Para que un sindicato pueda ser poderoso tiene que comprender la mayor cantidad de actividades posible en la que se desempeñen los trabajadores y los actores relacionados con su actividad principal. Así lo hacen gremios como el Satsaid, Camioneros y todos los sindicatos en general.


3.- Es necesario ampliar la base sindical. Esto no significa repartir reivindicaciones entre varios grupos, como se ha entendido siempre el sindicalismo de prensa, sino sumar las fuerzas de muchos, que es lo que han hecho otros sectores gremiales. La consigna para ganar es protegernos y unir fuerzas entre muchos.


4.- Es necesario ampliar la acción sobre la cuestión que nos une, que es la comunicación. Entender que el periodismo es su protagonista principal, pero que sus acciones no se terminan en un medio de comunicación sino que forman parte de toda una serie de fenómenos en los cuales intervienen con otros trabajadores.

La Gremial es una agrupación nacida de la acción sindical en prensa, sector en el que las pocas experiencias de lucha exitosas fueron siempre de la mano de acuerdos con otros compañeros: gráficos, operadores de radio y TV, y muchos otros gremios afines.



-Como una agrupación con visión y necesidad de expandir el pequeño sindicato de 1300 afiliados y de no circunscribirse a un periódico partidario, La Gremial tiene cuatro premisas básicas:



1.- Para que un sindicato pueda reclamar por sus reivindicaciones y ganar, tiene que ser amplio en su concepción y poderoso en la acción.



2.- Para que un sindicato pueda ser poderoso tiene que comprender la mayor cantidad de actividades posible en la que se desempeñen los trabajadores y los actores relacionados con su actividad principal. Así lo hacen gremios como el Satsaid, Camioneros y todos los sindicatos en general.



3.- Es necesario ampliar la base sindical. Esto no significa repartir reivindicaciones entre varios grupos, como se ha entendido siempre el sindicalismo de prensa, sino sumar las fuerzas de muchos, que es lo que han hecho otros sectores gremiales. La consigna para ganar es protegernos y unir fuerzas entre muchos.



4.- Es necesario ampliar la acción sobre la cuestión que nos une, que es la comunicación. Entender que el periodismo es su protagonista principal, pero que sus acciones no se terminan en un medio de comunicación sino que forman parte de toda una serie de fenómenos en los cuales intervienen con otros trabajadores.



-De manera consecuente con estas premisas, en La Gremial sostenemos que un sindicato no sólo tiene que participar de las luchas por un mejor salario y condiciones de trabajo, y por la universalización del derecho al trabajo, la estabilidad y el respeto laboral de todos los compañeros, sino que también tiene la responsabilidad de:



1.- Participar de aquellas iniciativas en las que se trabaje en defensa y en promoción de una comunicación popular, democrática y plural.



2.- Incluir a los compañeros que desarrollan actividades en el ámbito de la comunicación para defender conjuntamente aquellas reivindicaciones que nos unen. Para defender sus intereses y al mismo tiempo para sumar sus fuerzas a la defensa de los intereses de los demás.



3.- Ampliar la intervención del sindicato de prensa en los espacios en los que otros compañeros luchan por una mayor participación en la renta nacional, que se expresa en mejores salarios, mejores condiciones de trabajo, políticas sociales que potencien los derechos de los trabajadores.



-Entre quienes queremos sumar se incluyen:



1.- Los cooperativistas, que son en todo el mundo y en la Argentina trabajadores de prensa que se organizan ante el cierre de empresas, la desocupación creciente y la falta de pluralismo informativo. Así como las empresas recuperadas tienen el apoyo y el espacio de sus sindicatos, queremos que los cooperativistas de los medios formen parte de nuestro sindicato. Tanto cuando se forman de cero como cuando surgen de la experiencia de recuperación de una empresa a punto de cerrar.



2.- Los trabajadores obligados a la tercerización. Las empresas violan el Estatuto del Periodista y todas las leyes laborales promoviendo y presionando a los trabajadores para que formen asociaciones que flexibilicen el empleo y los ingresos. Sabemos que algunos compañeros lo hacen por propia decisión y conveniencia. Es una libre elección, pero los tercerizados como parte de la precarización, son trabajadores de prensa a los que debemos convocar para sindicalizarse.



3.- Especial dedicación debe poner el sindicato en localizar y organizar bajo su responsabilidad para preservar el trabajo de los compañeros, la representación de los trabajadores precarizados. Son aquellos que bajo la figura de “colaboradores” y “colaboradores permanentes” son relegados de la mayoría de los beneficios sociales y de la estabilidad laboral para maximizar las ganancias y achicar los riesgos de los empresarios. Son trabajadores que hacen una tarea prohibida taxativamente por los convenios colectivos de Trabajo y deben ser estabilizados y respetados laboralmente para salir de dicha irregularidad.



4.- Es responsabilidad del sindicato organizar la defensa de los colaboradores “sub 24”, que son los trabajadores de prensa más precarizados, sometidos a un tratamiento en el que se violan todas las normas laborales. Miles de compañeros trabajan desde sus casas o hasta en las empresas, escriben, editan, reciben sueldos encubiertos como servicios facturados y cuando llegan a la nota número 23 –o 22, 21, 20– son suspendidos para que no puedan llegar a la 24 y convertirse, al menos, en permanentes, que es una forma de precarización atenuada. Son invisibilizados y desamparados tanto por las empresas como por los sindicatos.



5.- Los trabajadores de prensa institucional. Son aquellos compañeros que desempeñan tareas de búsqueda de información, redacción y edición en instituciones que nutren de información a otros periodistas. Estos compañeros suelen estar afiliados a sindicatos cuya actividad no tiene que ver con su tarea –comercio, relaciones públicas y otros–; y en el caso de los que trabajan en prensa sindical, se afilian al sindicato que los emplea, lo cual representa un contrasentido. Nosotros proponemos que aquellos compañeros que se reivindiquen como trabajadores de prensa y decidan defender sus derechos como tales, se afilien a nuestro sindicato, para lo cual deberán renunciar a toda otra afiliación sindical. 



La Gremial de Prensa en SipreBA

Lista Azul y Verde - Un Sindicato de Todos

abril 07, 2016

En la Argentina balean locales opositores, chicos murgueros y amenazan a periodistas



Cuando apenas se cumple un mes de que un local de Nuevo Encuentro, fuerza kirchnerista, fuera baleada por desconocidos sin que las fuerzas de seguridad comenzaran la investigación y poco tiempo de que un grupo de gendarmes, defendidos por la secretaria de Seguridad de la Nación Patricia Bullrich ametrallara con balas de goma a un grupo de chicos de una villa que ensayaba una murga, una periodista y su familia fueron amenazadas por informar sobre los casos judiciales en los que interviene el juez afin al macrismo Claudio Bonadío.
 
La Gremial de Prensa denuncia y exige investigación

La Gremial de Prensa y la lista Azul y Verde “Un sindicato de todxs” del sindicato de prensa de Buenos Aires (SiPreBA) condena las intimidaciones y amenazas de muerte sufridas por nuestra compañera Gabriela Carchak, cronista en exteriores del canal de noticias C5N. La trabajadora de prensa recibió los mensajes cargados de violencia –que apuntaban contra ella y también contra su familia- luego de hacer un informe en vivo sobre los casos judiciales en los que interviene el juez federal Claudio Bonadío. Desde la lista Azul y Verde “Un sindicato de todxs” del SiPreBA exigimos al gobierno nacional que cumpla con sus funciones básicas y garantice la seguridad de la periodista y de sus seres queridos. Como corresponde en estos casos, exigimos una investigación profunda de este episodio. Los trabajadores de prensa organizados no aceptaremos de ningún modo los habituales compromisos declamativos y formales que luego no se traducen en nada. Reclamamos  la identificación con nombre y apellido de los autores de las amenazas.

Buenos Aires, 7 de abril de 2016

Uriarte, el amigo neoconservador - Nota de la Revista Panamá

En los años 90 tuvimos la oportunidad de trabajar codo a codo con Claudio Uriarte y Salvador Benesdra en la sección internacionales de Página 12. Tal vez por ello nos sedujo la nota de Bruno Bauer en la Panamá sobre el autor de Almirante Cero y la reprodujimos aquí.

Bruno Bauer @bauerbrun Dibuja en Playboy y Mu. Escribe en Crisis y La Vanguardia.

“No tengo el menor respeto por los whigs –decía el viejo tory Wordsworth—; pero llevo dentro de mí una gran cantidad de cartismo”.  Esa deriva individual y romántica es la que un siglo más tarde desandaron de manera racional personas como Nathan Glazer, Irving Kristol y François Furet: ex izquierdistas que se mudaron al conservadurismo esquivando a ese enemigo común que es el liberalismo progresista y emplearon el frío instrumental marxista para medir las relaciones de poder, esta vez desde adentro.
"La trayectoria de Claudio Uriarte describe la comba del neoconservadurismo posible en Argentina"


Compartir:
Es difícil encontrar paralelos en nuestra Argentina de liberalismos débiles, derechismos larvados e izquierdismos confusos. Jorge Castro, las versiones estetizantes de Fogwill y su b-brand “El Turco” Asís. Y Claudio Uriarte. Desde sus comienzos políticos en la trotskista Organización Política Poder Obrero hasta su cobertura fogosamente occidentalista de la guerra de Irak en las inesperadas hojas de Página 12, la trayectoria de Uriarte describe la comba del neoconservadurismo posible en estas tierras. Y en el medio de ese derrotero Almirante Cero, el único libro que llegó a publicar.

El 18 Brumario de Emilio Massera


Hay una tradición marxista en biografiar a sus enemigos: el Palmerston de Marx, el Stalin de Deutscher, el Mitre de Milcíades Peña, retratos en los que la percepción dialéctica de la historia deviene en la tragedia del individuo que hace Historia pero no sabe la Historia que está haciendo. El Massera de Uriarte es un sujeto tan pequeño como la clase a la que pertenece: la mezzoburguesía de origen no patricio que buscaba promocionarse a través de las Fuerzas Armadas, “la evidencia de una aristocracia que quiere construirse en sí misma de la nada y necesita patrones de comportamiento y pensamiento más estrictos que aquellos que son propios y espontáneos en una clase alta natural”; y arrastrará esa pequeñez hasta la cima del poder, cuando, posesivo y voraz, aspire a todos los objetos que el fogwilliano consumo ABC 1 de los 70s permitía, desde el whisky con salamines hasta “Graciela Alfano, una muchacha alta y bien proporcionada, de facciones bellas, piel blanca y cabellos rubios, rasgos que la convertían naturalmente en presa codiciada para un universo masculino que se sentía espiritualmente europeo pero temía ser visto como latinoamericano”.
massera - copia (2)
Uriarte avanza sobre cada estación de esa pasión sincera y snob que fue la carrera de Massera (el ascenso en manos de Perón, la eficacia gore de la ESMA, el llanto que le arrancó a Videla a fuerza de humillaciones, el encuentro con Gelli, Firmenich, Ceacescu y Khadafi, el partido de la Democracia Social), con una prosa clara, asertiva y desapasionada, sin privarse de jugar con las contradicciones como un joven hegeliano: Massera se broncea y se deja llamar “Negro” para que no noten que es negro, Massera quiere consagrar a la Armada pero nunca quiso ser marinero. Pero debajo de estas piruetas dialécticas se percibe la torción fundamental de la empresa del Almirante, que es la de Junta: “habían cumplido la tarea sucia de la burguesía y los factores de poder, y lo habían hecho a sangre y fuego, en registro de las propias heridas sufridas […] cuando la burguesía y los factores de poder dijeron a las Fuerzas Armadas que era tiempo de que abandonaran la escena, porque su tarea ya estaba cumplida, éstas se habían negado”. Y, en la hora del Juicio, Massera se enfrenta “al imaginario de una Argentina burguesa a la que siempre había respetado, y porque era contra ella que debía defender todo lo que había hecho para que esa misma Argentina burguesa siguiera existiendo”.

La sociedad que el Proceso contribuyó a crear podía prescindir de los militares. La Argentina liberal y burguesa que conocemos hace más de treinta años debe su existencia a esa acumulación originaria de orden y progreso, de la que Massera, apetitivo, anarquista y vanamente maquiavélico sólo pudo ser un arma y nunca el puño que la detona.

La revolución ha terminado

Pero si el liberalismo burgués, que para 1992, fecha de edición de Almirante Cero, había alcanzado el éxito político y económico, nació viciado, la solución revolucionaria nunca vio la luz. Ya la primeras páginas del libro de Uriarte estaban dedicadas a describir la “falsa revolución”, ese clima de optimismo y protestas sociales que antecedió al golpe: “solamente una fantasmagórica ideológica de la época permitía que esta crisis de representación múltiple se viviera como prolegómeno de una revolución continental”.

Cinco años más tarde, Uriarte terminó de ajustar cuentas con las revoluciones inconclusas. En el artículo de 1997 que compartimos, luego de fustigar a las revoluciones exitosas como atajos simplificadores de la Historia, concluye que “contra la sordidez y el desencanto de las revoluciones que triunfaron, la bella alma progresista elige destacar el indudable encanto de las revoluciones que no llegaron al poder, y que por lo tanto no tuvieron oportunidad de corromperse […] la Revolución es un momento orgiástico y una fiesta permanente, de máxima inspiración, comunicación y circulación social, una especie de primavera salvaje…”
"La democracia liberal como producto del terror, la revolución como eterno sueño de fiesta"


Compartir:
La democracia liberal como producto y superación del Terror, la revolución como eterno sueño de fiesta irresponsable: entre esos dos mojones Claudio Uriarte definió una visión insoportablemente realista del orden de las cosas, con la fe puesta en los valores de la modernidad occidental ya consagrados como tradición, y la aplicó a todos los objetos que su erudición abarcaba: desde la política internacional al periodismo. En la particularidad del recorrido reside la originalidad de su pensamiento.

Música y derrota

Sería un error, con todo, considerar al conservadurismo de Uriarte como la reconciliación de un burgués maduro con las comodidades de su época. El pesimismo cultural es la savia amarga que tonifica las raíces del neocon en la tierra pedregosa del realismo político. La weltschmerz de Uriarte sale a la luz en sus artículos para la revista Clásica. Allí tomó partido por la música tonal, la “música del siglo XX realmente existente” (Shostakovich, Rachmaninov, Prokofiev, los británicos) que “encuentra su contemporaneidad inconfundible en su carácter intensamente testimonial y narrativo, que la emparenta al cine”, en contra de “las utopías reglamentarias de la vanguardia” pero también de la música popular: “Carmina Burana pone en vitrina de demostración toda la estrategia de seducción estética del nazismo: (…) puede ser definida como una obra larga de música pop para gente que quiere creer que está escuchando música clásica”.
"El pesimismo cultural es la savia amarga que tonifica las raíces del neocon en la tierra del realismo político"


Compartir:
Como crítico de audio para la revista, Uriarte fatigó los locales de callé Paraná y reseñó con precisión techie los nuevos equipos que proveía el libre mercado de fines de los noventas. En ese rol participó del debate sobre los nuevos soportes digitales y la reproducción técnica del arte en una serie de artículos extensos y ambiciosos, al final de los cuales, luego de reivindicar el consumo de música grabada ante el esencialismo francfurtiano, concluyó que “El audio, de este modo, revela su carácter paradójico: que, por ser un opio de la clase media, es escapista, pero este escapismo contiene también un rechazo de la realidad tal cual es (…) El audio, en una palabra, muestra una falta, pero también es resultado de una falta. La música es el eco de la perdida figura del Espíritu, y el audio y las grabaciones son las iglesias electrónicas privadas en que el sujeto descentrado experimenta un sucedáneo imperfecto de reencuentro consigo mismo, de la esperanza de la desalienación.VER NOTA COMPLETA

marzo 25, 2016

El negocio de hacer trabajar al cliente y la vista gorda de algunos periodistas

Cada vez que uno adquiere un software para trabajar -sea un usuario individual o una empresa- compra una licencia de un producto que es, en realidad, una versión de prueba. Las empresas de software no lo dicen y una buena cantidad de medios -afortunadamente hay periodistas serios que lo advierten- se limitan a reproducir lo que el fabricante dice.

Entrevistas a ejecutivos, reproducción casi literal o directamente reproducción de gacetillas de las agencias que trabajan para difundir la actividad de las grandes compañías de software. En suma: se presenta una obra teatral perversa en en la que participan cuatro actores principales:

1.- La empresa de software, que hace el lanzamiento sabiendo que el producto no está terminado.

2.- La agencia de prensa que se encarga de seducir a los periodistas especializados en tecnología y a los periodistas en general con gacetillas que les ahorran el trabajo de escribir. Los dividen en dos clases sociales. Si el periodista es un "formador de opinión" o un "famoso", recibirá un regalo de mucho valor, que puede consistir en un viaje para "conocer" el lugar donde se diseña el software, o un smartphone de última generación y en muchos casos, pautas publicitarias para que el periodista pueda tener o sostener un programa televisivo o radial. La otra clase social recibe regalitos varios que representan un costo insignificante y tienen un valor enorme a la hora de conseguir que el periodista recuerde la marca y se sienta comprometido. Finalmente, las mismas agencias forman áreas de "producción de contenidos", en las que pagan a estudiantes de periodismo para que hagan notas y revistas con lo cual pueden regular el mercado y definir si habrá o no empresas periodísticas PyME.

3.- Los periodistas. En general los "famosos" van más interesados en los grandes regalos que en el software en sí. Lamentablemente, los de la clase social tratada como menor, también suelen mostrarse más interesados en un vaso con un logo que en entender qué juego se está jugando. Afortunadamente no son la mayoría. Hay muchos periodistas que se interesan por investigar, cotejan, recuerdan antecedentes, hacen preguntas en nombre del públicio usuario y brindan un servicio a sus lectores, espectadores, a su audiencia. Suelen ser castigados con una ausencia total de anuncios publicitarios. "Si se funden, mejor", es la consigna que parecería circular entre empresas y agencias de prensa.


4.- Los clientes. Son los encargados, involuntariamente, de hacer las pruebas -test- de los productos. El software llega al usuario con problemas y esos problemas irán resolviéndose en la medida que los usuarios se quejen. Casi inmediatamente después de la primera versión, saldrán la 1.1, 1.2 y la serie seguirá hasta que un día el cliente se encuentra con que el producto ya no se fabrica más y fue reemplazado por otro, con algunas mejoras y cero testeo, porque le tocará personalmente ocuparse de hacer las pruebas. 
 

Como escribió Vicent Mosco: "Las compañías venden software mucho antes de que haya sido depurado de fallos, asumiendo que los clientes darán parte de los errores, descargarán e instalarán las actualizaciones y descubrirán cómo resolver los problemas. Esta habilidad de eliminar trabajo, combinarlo para que efectúe múltiples tareas y trasladarlo a los consumidores que no son pagados por ellos, expande mucho más el potencial de las ganancias (Gibbs, 2003; Hardt y Brennen, 1995; McKercher, 2002; Sussman y Lent, 1998)

Mosco, Vincent (2006) La economía política de la comunicación: una actualización diez años después. Cuadernos de información y comunicación, vol II 57-59