Frases de cabecera

-"Si no estáis prevenidos ante los Medios de Comunicación, os harán amar al opresor y odiar al oprimido." Malcolm X.

junio 07, 2010

Otro día del periodista


El 7 de junio es un homenaje al jacobino Mariano Moreno y es de esperar que la historia siga recordando a los que hicieron y hacen periodismo, a los que desaparecieron por no callarse, a los que terminaron más pobres por abrir páginas de libertad, a los que no aceptaron canjear ideas por fama, a los que defienden el derecho de otros periodistas a trabajar, a los que son solidarios o a los que escriben lo que piensan y no lo que piensan que les dará dinero o prestigio.

El recuerdo se enfocará como siempre en los que tienen que contar sus monedas escasas pero disfrutan de una nota bien redactada, de una interpretación acertada, de un dato que otros no consiguieron; en los que respetan a sus lectores, a su audiencia o a sus televidentes, en los que quedaron en la calle e insistieron con su cooperativa, con su FM comunitaria, con su periódico barrial o su página en Internet.

Es de esperar que la historia del periodismo sepulte a los chistosos acelerados, a las señoras que almuerzan en público con sus socios, a los pícaros que publican libros de autoayuda, a los que reciben sobres de grandes consultoras para decir que todo está mal o que todo está bien, a los que sueñan con la vuelta de los gobiernos militares que alguna vez promovieron o defendieron, a los vivos que con una mano escriben y con la otra venden publicidad o a los que hablan con un lenguaje progresista para defender los intereses de los dueños de todo, o de casi todo.

Seguramente será una historia que recordará a los que perdieron un puesto por negarse a precarizar a otros y evocará con asco a los que aprovechan su lugar de poder para jugar con el sufrimiento de los periodistas flexibilizados, que mirará con asombro a los periodistas millonarios y con respeto a los que viven de su esfuerzo cotidiano, que rechazará a los que se acuerdan de los colaboradores cuando necesitan votos pero los desaparecen cuando negocian sueldos y destacará a los que hicieron algo por terminar con el trabajo en negro, la precarización y la flexibilización.

Hoy, como todos los 7 de junio, se celebra un día en el que no se confunden las empresas con los periodistas, los negocios con el trabajo cotidiano, la prepotencia del lenguaje secuestrado frente a los tienen que buscar entre líneas sus espacios de libertad.

Pocas veces en la historia argentina y de la humanidad la libertad de expresión fue defendida por un diario, aunque los hubo. En cambio suman cientos y miles los periodistas que arriesgaron y arriesgan su vida por el derecho de otros a estar informados.

Habrá otros 7 de junio, tal vez algún día se cambie la fecha, tal vez no, pero en los brindis humildes de las redacciones, en las casas de los precarizados o en las de los desocupados estará el compromiso verdadero con la profesión periodística. Los brindis paquetes y los paquetes de los brindis quedarán en la anécdota.

Feliz día del periodista, sin un nombre propio, porque no se puede nombrar a tantas decenas de miles de trabajadores anónimos que defienden nuestro derecho a saber qué pasa.

3 comentarios:

Ana Paoletti dijo...

Muy buena la nota, Rubén.

Sujeto de la Historia dijo...

Excelente Reflexión, Rubén.

Hubiera sido un buen regalo tener la Ley de Medios funcionando; aún no está, pero es inexorable que en poco tiempo lo esté.

Feliz día.

Un Abrazo

Rubén dijo...

Gracias Anita, supongo que nos veremos en la fiesta de La Gremial.

Gracias Sujeto. Tenés razón en ambos aspectos. Hubiera sido bueno, pero ya festejaremos la vigencia de la Ley. Un abrazo.