Frases de cabecera

-"Si no estáis prevenidos ante los Medios de Comunicación, os harán amar al opresor y odiar al oprimido." Malcolm X.

septiembre 21, 2010

Qué pasa en la facultad de Ciencias Sociales


(Por Rubén Levenberg) Ayer fue un lunes soleado y a las 17 el salón, con el decano Sergio Caletti en el frente estaba colmado de docentes de Ciencias Sociales, con varios grupos que se apretujaron en la entrada para escuchar y participar del debate sobre la situación creada en la facultad por la toma de los edificios por parte del Centro de Estudiantes. Hubo opiniones diversas que enriquecieron la visión general sobre la situación. La presente síntesis es es un relato de quien firma esta nota y por lo tanto es subjetivo. Pero vale la pena, porque la comunidad de alumnos de Ciencias Sociales debe conocer algunos hechos:

-Hubo unanimidad en criticar la pretensión de vincular los reclamos legítimos de los estudiantes de enseñanza media de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, cuyas reivindicaciones desnudan la política del gobierno porteño de desfinanciar la educación pública, con el caso de la facultad de Ciencias Sociales. La situación de la facultad de Ciencias Sociales es diferente: Hay un edificio en construcción, con condiciones óptimas, con un comedor estudiantil programado –y que los dirigentes del Centro de Estudiantes conocen y aprobaron- con pasillos amplios para garantizar la seguridad y con obreros y máquinas trabajando día a día para avanzar. (VER FOTO, POR SI QUEDAN DUDAS)

-De todos modos, también una mayoría compartió la reivindicación de acelerar la construcción y de redoblar esfuerzos para la mejora de los edificios de MT de Alvear y Parque Centenario, con el fin de adecuar las condiciones de cursada durante su funcionamiento provisorio.

-También hubo quienes resaltaron que la toma del edificio nuevo por parte del Centro, la apropiación –o privatización- del aula 6 para uso del Centro y la puesta en riesgo de toda la construcción es al menos, contradictoria con lo que se declama. Reclamar la construcción de un edificio público y luego tomarlo, violar los planos originales, apropiarse de un aula y poner en riesgo toda la construcción es inexplicable e inaceptable.

-Igualmente hubo quienes recordaron el subalquiler del edificio de MT de Alvear por parte de algunas agrupaciones, lo cual implica también una privatización de un edificio público para beneficio económico de algunas personas. Dicha actitud es contradictoria con la propuesta de reclamar mejores condiciones de cursada, cuando durante dichas fiestas se destruye parte del mobiliario y de las instalaciones de la Facultad, cuyas autoridades tienen que pagar multas municipales por escándalos públicos, reponer sillas y mesas que quedan destruidas, además de la limpieza y reparaciones que tienen un costo alto para el presupuesto universitario. 

-También hubo docentes que resaltaron que las reivindicaciones que el Centro sostiene, como la desacreditación a la CONEAU o la entrega de dinero al Centro para que lo distribuya en “becas” sin control de cuál es el uso del dinero, entre otras, son cuestiones que no tienen mayor sustento. La desacreditación a la CONEAU pondría en riesgo todo el sistema de investigación de la facultad y terminaría con la carrera de decenas de investigadores y becarios del CONICET, cuya actividad no sólo es una reivindicación histórica de la Facultad sino también una señal del avance de las Ciencias Sociales en el sistema científico nacional. También recordaron que con la toma se impidió el debate del Consejo Directivo acerca del reclamo de subsidios por parte del Centro de Estudiantes.

-Pero el mayor problema planteado fue cómo resolver la terminación del cuatrimestre. Es un hecho que la mayoría de los docentes de la Facultad no dicta clases porque no hay condiciones mínimas para hacerlo y porque los trabajadores docentes sólo reconocen como autoridades de la Facultad al decano, la vicedecana y al Consejo Directivo que surgieron de las últimas y legítimas elecciones. Es el mismo Consejo Directivo donde los estudiantes tienen una representación elegida por el voto obligatorio.

-Si bien algunas cátedras están reprogramando sus cronogramas de trabajo, se presentan dos problemas de difícil solución: El primero es que no se puede quitar contenidos, porque la Facultad tiene la función de formar cientistas sociales y las materias y seminarios fueron pensados con dicho fin. No hay contenidos “sobrantes” que se puedan descartar. El segundo es que la prolongación indefinida de la toma, amenaza con hacer caducar también las reprogramaciones.

Para finalizar este relato de quien participó de la reunión como profesor de la Facultad, hubo un rechazo terminante a cualquier visión que pretenda despolitizar la Universidad, porque la militancia es un camino de la formación cívica de los jóvenes estudiantes. También se propuso poner en debate muchas de las cuestiones que atañen a la comunidad universitaria en el marco de las Ciencias Sociales.

Igualmente fue unánime la decidida voluntad de dialogar, pero se planteó que no se puede establecer un diálogo entre las autoridades elegidas por la comunidad universitaria y el Centro de Estudiantes con los edificios tomados, las autoridades echadas de la Facultad y los órganos de Gobierno legales y legítimos sin poder funcionar. Hay que dialogar, pero en condiciones razonables y sin ningún tipo de coerción. Es un tema para reflexionar, no sólo desde quienes toman la facultad, sino desde el lugar de todos los afectados por la medida, de toda la comunidad universitaria.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

No resulta un relato subjetivo siquiera, se lee una minuta de reunión donde lamentablemente quienes contribuyen a la formación de los estudiantes carecen de una mirada crítica sobre lo que ocurre en la Universidad Pública y específicamente en la Facultad de Ciencias Sociales.
Como estudiante y graduada, independiente de los partidos y agrupaciones de dicha facultad, quiero manifestar que no es el Centro quien toma la facultad sino un conjunto aún más amplio, me sorprende que no puedan verlo y desmerezcan el reclamo.
Por otra parte que se realice una defensa de la Coneau, habiendo sido rechazada por la comunidad académica de la Facultad de Ciencias Exactas, permite enfatizar el "atraso crítico" que presentan los docentes y autoridades de nuestra facultad.
Por último quisiera destacar que aunque el Consejo Directivo sea considerado un órgano de representación para muchos docentes (no aquellos que recuerdan su anterior "status" de estudiantes) y autoridades, no resulta así para muchos estudiantes, por la falta de equidad que manifiesta este órgano.
Saludos,

María J. Planas

Rubén dijo...

Hola. Todo relato es subjetivo y era innecesario aclararlo, salvo porque quería enfatizar con la redundancia que no asumía representación alguna.
Creo que hay una visión muy crítica de lo que ocurre en Sociales, pero, claro, no es la misma visión que puede tener el centro de estudiantes. Lo que me llama la atención es que diferenciás al centro de estudiantes de lo masivo. ¿El centro no representa a "los" estudiantes? Es un tema interesante para debatir.

Rubén dijo...

Por otra parte, si se trata de defender el proyecto de "1 voto - 1 representante en el Concejo Directivo", aún con ponderación, tiene bases tan flojas que ni vale la pena discutirlo. De hecho, hoy tenemos un centro de Estudiantes gobernando la Facultad y los resultados están a la vista.

Anónimo dijo...

Tengo posición sobre la toma y sobre la política de la Facultad. Pero creo que la medida de fuerza por tiempo indefinido hace que quede en el centro el procedimiento, en lugar de las reivindicaciones. Estamos frente a una puja y entiendo que estudiantes, docentes, agrupaciones y partidos que apoyan la toma entenderán que no puede haber negociación si no levantan la medida de fuerza, a menos que pretenden una "rendición incondicional" de las autoridades. Las medidas de fuerza son instrumento para visibilizar, presionar, generar organización. Parece que esos objetivos se han cumplido. Corresponde comenzar a negociar, hacer públicos los debates y en caso que no haya respuesta, volver a evaluar las medidas a tomar. Gracias Rubén por la info. Beatriz Sznaider.

La Baldosa Floja dijo...

Hola Rubén, quería saber ¿cuándo sucedió esto?, ¿el lunes (ayer, 20 de septiembre) o qué lunes?

Yo, a diferencia de Beatriz, no creo que se haya alcanzado ningún objetivo con esta toma. Lo único rescatable para mí es que esta situación nos lleva necesariamente a tomar una postura clara con respecto a lo que queremos de la Institución y a politizar a más estudiantes independientes. Necesariamente tenemos que poner en contexto a la toma con la realidad política local/nacional y las intenciones se aclaran inmediatamente. El objetivo de esta toma, en mi opinión, excede el reclamo histórico edilicio y el rol de la educación pública.

Anónimo dijo...

La diferencia entre los estudiantes y el centro la realicé porque tuve la impresión de que estabas identificando al Centro con los partidos políticos y organizaciones, y no a los estudiantes. Un error de interpretación y una diferenciación innecesaria de mi parte.
Con respecto a la representación del Consejo, no se trata de defender una posición u otra, entiendo que son cuestiones que están profundamente relacionadas.
La toma de la Facultad refleja una medida de lucha, no sé si es posible decir que el Centro gobierna la facultad.
Repasando el comunicado, noto que omití expresar mi disenso con respecto a la posición acerca del comedor. Hace más de 3 años que funciona la sede de Sgo del Estero y aún no había novedades, puede resultarles incomodo a más de uno, pero la necesidad del comedor es real y pareciera que si dependemos de la Facultad nos limitamos a esperar, tanto en Ramos como en MT los comedores fueron realizados con la iniciativa estudiantil.
Saludos,

M. Julia

Rubén dijo...

Entiendo María Julia tu aclaración. Respecto de lo que dice "don Baldosa": Esto ocurrió ayer. Creo que con la crónica que intenté, al menos logré plantear que es una fantasía creer que estamos en una fiesta de la toma, que las clases se dictan normalmente y que acá no pasa nada ni hay nada para perder.
Sobre los objetivos que planteás, creo que entonces quienes toman la facultad deberían ser sinceros y aclarar que no es el edificio ni las condiciones de estudio sino la política nacional. Hasta ahora, con la toma de sociales sólo hay un ganador y se llama Mauricio Macri, quien se sacó el problema de encima, se diluyó la movilización y ahora puede decir "esto no es un problema de mi administración, es un problema nacional".

Anónimo dijo...

Qué tal Rubén y compañeras.

Decir que el único ganador de la toma de sociales es Mauricio Macri es tan discutible como mezquino. Que el jefe de gobierno porteño quiera sacarse peso de encima (entre tantos que ha sabido ganarse) acusando -una vez mas- en un sinfín de idas y vueltas al gobierno nacional no merece siquiera mención en medio de este conflicto.

Y si así fuera, que el único ganador sea Macri, sería responsabilidad de la gestión del Decano Calletti, en primer lugar, y de quienes lo superan en escala, sea el rector Hallú, o el ministerio de educación de la nación. No confundamos la expresión de algunas agrupaciones (Kirchner=Macri) con las del conjunto del movimiento estudiantil que está manifestandose hace semanas.

Por otro lado, en el resúmen de la reunión que mencionas, así como en todos los comunicados expedidos por la gestión, sólo se leen excusas, agresiones y mentiras. Sin embargo, nunca se trae a colación el hecho, no menor, de que hace ocho años (si no me quedo corto) que se está construyendo el edificio, y RECIEN el próximo cuatrimestre estaría habilitada la segunda etapa, que NISIQUIERA representa la mayoría de la obra. El tercer pliego, según ha comunicado la gestión en otra oportunidad, representa el 75% del edificio de Sgo. del estero, y hoy en día no se ha aprobado el pliego (según informaciones oficiales, con las que todos contamos). Entonces, ¿cuánto tiempo más vamos a estar reclamando por un edificio único?¿cuántas tomas se necesitan para dar cuenta de la necesidad del estudiantado? Creo que la única pregunta que podemos llegar a contestar, es qué tan poco se necesita para entorpecer la construcción de un edificio para sociales, porque es lo que han venido haciendo sucesivamente las últimas gestiones.

Evidentemente quieren buscar trabas y complejidad donde no la hay, imposibilidad donde hay falta de voluntad. ¿Saben cuán facil es terminar con esto? Destraben el tercer pliego de la obra, que la obra comience con plazos concretos (y verdaderos, no como los ocho meses que prometieron en 2008). A partir de eso no hay que preocuparse por las reprogramaciones, por la pérdida del cuatrimestre, por toda la burocracia administrativa que seguirá atrasándose, hasta tanto tengan vocación de dirección y oigan el reclamo del movimiento estudiantil.

Saludos,
Blas

Rubén dijo...

Dejemos de lado los adjetivos, que no hacen falta y tampoco sirven de mucho. El edifio nuevo fue producto de una lucha que compartimos todos. La firma de los pliegos de destrabó también con la lucha de todos. La toma actual está lejos de ser la lucha de todos. Y los actos de gobierno por parte del centro son una forma de privatizar el espacio público.
Coincido en que la lucha estudiantil muchas veces despierta a los que se quedaron dormidos y bienvenida sea, pero puedo dar fé de que no es el caso.
En cuanto al cuatrimestre, si estás convencido de que la Universidad es sólo una barricada para luchar, bien, es tu posición. Yo sigo creyendo que la sociedad necesita algo más que eso.

Anónimo dijo...

Estimados, el segundo pliego establece que las aulas estén listas para diciembre, con lo cual se puede cursar ya en el 2011, en teoría. El famoso tercer pliego corresponde a las áreas administrativas, que demorarán más. Ahora bien: esta toma fue decidida por un grupo mínimo de personas, irrelevante en relación a toda la Comunidad de Sociales, en asambleas sin padrones ni reglas explícitas, sujetas por lo tanto al aparateo de las agrupaciones políticas y a cuestionamientos sólidos sobre la legalidad de esos encuentros. Y demás está decir que la propia asamblea se atribuye poderes soberanos para definir cualquier cosa.
En definitiva, esta toma, con su medida autoritaria de alterar todo el funcionamiento de la Facultad, forzar a estudiantes y docentes a tener simulacros de clases en todavía peores condiciones que las habituales, y a mezclar reivindicaciones de distinto tipo y responsabilidad, está, como ya se vislumbra, condenada al fracaso.
Y creo además que muchos estudiantes castigarán a las actuales agrupaciones predominantes del CECSO por esta toma, votando alternativas en las elecciones próximas. Esas agrupaciones deberían replantearse seriamente si tiene sentido que hablen de democratizar, cuando en la práctica viven atropellando leyes, reglamentos y funcionamientos institucionales, y se atribuyen potestades que nadie les concedió, aun reuniendo un número minúsculo de personas.
AH, y es curioso que estas agrupaciones pretendan que los estudiantes elijan a los directores de carrera, cuando los estudiantes no eligen directamente ni al presidente de la FUBA, que, en teoría, sí los representa. ¿Un estudiante puede decidir directamente qué director de carrera es el mejor, aunque no haya justamente completado ese recorrido, y no elige directamente al representante directo suyo, o sea, el titular de la FUBA? Paradojas de la izquierda marciana que padecemos, enquistada solapadamente también en un gremio docente, en otro no docente y en alguna que otra cátedra.

Marina dijo...

Creo que esta lucha despertó a más de un estudiante dormido, y lo digo porque lo veo, no me lo contaron. Somos muchos más los que hoy estamos al tanto de lo que sucede en la facultad y los que luchamos para que se continúe con la construcción del edifico único. Aunque considero que es tiempo de levantar la toma, no porque este en desacuerdo con ella, sino porque me parece que más tiempo sería demasiado y perdería el punto en cuestión, considero que las clases públicas invitan a no olvidar que queremos estudiar y que hacemos esto por nuestra facultad, porque parece ser la única manera de que nuestros reclamos sean escuchados.

Anónimo dijo...

Hola otra vez, soy "doña baldosa" :)

Me di cuenta que parecía en mi comentario que apoyo la toma, pero debo aclarar que desde el día 1 estoy haciendo todo lo posible por publicar notas, ir a asambleas, hablar en pasillos, chats, etc, todo lo disponible para dar cuenta los verdaderos objetivos de esta toma. De hecho anoche, mientras se esperaba a la comisión que subió a hablar con Fatala frente a Planificación, estuve gran parte de las casi tres horas discutiendo con un miembro activo de la Mella. Sin demasiado esfuerzo se visualizó el verdadero motivo de la toma: subsidios. Hasta reconoció que el vidrio se cayó en buen momento.

Con respecto a que este conflicto despertó a más de uno, no podría afirmarlo tanto como que más de uno mantenía su opinión en silencio y a raíz de este conflicto salió a tomar posición, por tanto se visibilizó la necesaria politización de este espacio. Es lo único que celebro de este triste momento en el que no sé cómo vamos a remontar el cuatrimestre.

Ahora es necesario no permitir que esto vuelva a suceder. Que un grupo reducido de personas decida por miles en una asamblea que ellos suponen legítima. Cómo puede ser legítima cuando no se constata que hayan representantes de todas las agrupaciones y de independientes? Cómo se puede tomar tamaña decisión sin el consentimiento de al menos la mayoría? A eso nos referimos cuando acusamos a esta asamblea de no democrática. Ellos que tanto hablan de libertad, no son conscientes que la libertad conlleva a responsabilidad.
Saludos

Noemí Arzamendia