Frases de cabecera

-"Si no estáis prevenidos ante los Medios de Comunicación, os harán amar al opresor y odiar al oprimido." Malcolm X.

julio 20, 2010

Una nota que valía la pena leer

Publicada en Clarín de hoy (martes 20/7/10)
El barrendero empieza a trabajar como abogado en el Central

20/07/10 Desde mañana, Marcelo Iriarte formará parte del área jurídica del banco.
Cuando el reloj del Banco Central marca las 12.15, Marcelo Iriarte mira la bandera enrollada por la lluvia y agradece al cielo. El hombre que trabajó como barrendero de la empresa Cliba durante seis años, colgó el traje fluo la semana pasada. A partir de mañana será parte del área jurídica del Banco Central, una propuesta que eligió entre 12 ofertas. Ahora es abogado, permite que le digan Doctor, y convence: “Estudiar te da la libertad de pensar, de elegir y te crecen las alas. Ahora es mi momento de volar ”.
Iriarte tiene 41 años y vive en Isidro Casanova. Pudo terminar el primario, pero los estudios secundarios quedaron truncos: debió salir a trabajar para ayudar a su mamá y a sus hermanos . Vendió caramelos, escobas y diarios sobre la Ruta 3, y también en los colectivos 96 y 378. Hasta fue chofer de la línea 126, donde conoció a Laura, la pasajera habitual que le insistió para que volviera a los libros. Fue ella quien lo anotó en un bachillerato acelerado. “Pero necesitaba más”, le contaba Marcelo a Clarín el 5 de junio, cuando dio a conocer su historia. Así fue que se anotó en el CBC –lo que más le costó, confía– y después se metió de lleno en la carrera de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. Marcelo se especializó en derecho penal y ya recibió la matrícula que lo habilita a ejercer.
“Hoy me pongo el traje de lo que me formé y no es poca cosa para mí, después de tanto esfuerzo. Ustedes seguramente se acuerdan cuando iba a las marchas con los libros de Derecho o cuando en los momentos de descanso me tiraba a leer abajo de un árbol. Estoy cumpliendo mi sueño y les digo que si alguno de ustedes puede estudiar, vale la pena ”. Así se despidió Marcelo de sus compañeros de Cliba. Se juntaron ayer, en la base de Humberto Primo y Bernardo de Yrigoyen. Pero no será por mucho tiempo: a partir del mes que viene, Iriarte les dará asesoramiento legal.
La propuesta del Banco Central fue una de las últimas que recibió Marcelo. Antes, lo tentaron con un puesto en la Procuraduría de la Ciudad y otro en la bonaerense. También lo llamaron de distintos estudios de abogados. ¿Qué lo convenció del Central? “Fueron discretos, no pidieron cámaras y escucharon mis miedos e inquietudes”, responde. Tiene dos maletines: uno negro, algo informal, y otro que encontró barriendo las calles de San Cristóbal. Ese será el recuerdo, el presagio, de lo que fue un antes y un después en su vida.

1 comentario:

Sujeto de la Historia dijo...

Ruben:
Coincido plenamente con vos: primero, porque ES NOTICIA, Disculpá la grosería de la mayúscula, pero, ¿Cuánto hace que no tenías una satisfacción así ?. En segundo lugar, los reconocimientos: a este muchacho, por su perseverante deseo de superarse (sabemos lo que es hacer una carrera laburando); a la UBA, porque esto es posible en una universidad pública, y al BCRA, que lo recibe para que ejerza.
Un Abrazo