Frases de cabecera

-"Si no estáis prevenidos ante los Medios de Comunicación, os harán amar al opresor y odiar al oprimido." Malcolm X.

octubre 16, 2010

Sociales, la responsabilidad política, los interrogantes



Este lunes 18 recomienzan las clases. Terminaron más de 40 días de toma de la facultad de Ciencias Sociales de la UBA por parte del Centro de Estudiantes, una medida de fuerza que deja muchos interrogantes por responder. El resultado fue casi lo mismo que el Decano había asegurado previamente, salvo los negocios que un grupo de vanguardia había tratado de disfrazar en medio de la lucha por un edificio único para la Facultad, edificio que ya estaba en construcción. ¿Qué negocios? Uno de ellos es la explotación de trabajo en negro en el comedor estudiantil. La Facultad tiene previsto en el edificio único un comedor amplio y con todas las condiciones, tal vez el mejor de toda la universidad. Como transición, se dispuso de un comedor que los propios integrantes del Centro habían aprobado oportunamente. Pero repentinamente, los grupos partidarios que se apoderaron del edificio prefirieron anular un aula –todo un símbolo- para hacer un kiosco. Cuando en plena negociación, el Decano les dijo que ellos podrían administrar el comedor de transición y luego el nuevo, siempre y cuando adoptaran una forma jurídica para tomar empleados en blanco, los dirigentes se enojaron y dijeron que “por política” ellos no adoptan formas jurídicas. Parecería que pregonan la lucha revolucionaria en defensa de los proletarios, pero en casa prefieren explotar a otros estudiantes, seguramente de condiciones económicas menos favorecidas que las de ellos, para hacerlos trabajar en negro.

El otro negocio que estaba en juego era el de un subsidio para que la Facultad le entregara dinero al Centro, cuyos dirigentes se convertirían en  una caja negra que distribuiría a discreción esos fondos públicos entre “becarios”. Nuevamente, uso clientelar al estilo del conurbano bonaerense, apropiación de recursos para uso personal o partidario o, en el mejor de los casos, vaya paradoja, para la explotación de mano de obra barata, nada menos que la de sus propios compañeros de facultad, los estudiantes.

El resultado de la toma fue poco y nada, pero la idea de destruir los lazos en la comunidad universitaria de Sociales fueron efectivos. No lograron éxito alguno, apenas un adelantamiento de una licitación, tanto que tuvieron que salir desesperados, con sus socios de la AGD, el gremio docente –repudiado por la inmensa mayoría de los auxiliares y profesores- a festejar el fracaso. Tanta desesperación demuestra la cruda realidad: Fracasaron. ¿O lograron sus objetivos? Es la facultad en la que conviven las carreras de Ciencias de la Comunicación, Ciencias Políticas, Sociología, Relaciones del Trabajo y Trabajo Social, cuya integración es una tarea difícil que pudo frustrarse a raíz de la división impulsada por los tomadores. Sin embargo, la toma generó un sentimiento de solidaridad que traspasó los límites de cada Carrera y sumó a los claustros y las disciplinas en un objetivo común: La defensa de la universidad pública, del derecho a estudiar y del derecho al trabajo.

En un comentario que un anónimo hizo en otro post de Prensa y Etica, se decía que parecía que la salida del conflicto era un "aquí no pasó nada", sensación que muchos tuvieron –y tuvimos- en un principio cuando se convocó a reanudar las clases el lunes próximo. Es un temor legítimo, sobre todo porque en los grupos que promovieron la toma queda larvado el proyecto de volver a adoptar medidas extremas por cualquier excusa. Sin embargo, también hay que considerar que además de esos 500 estudiantes, hay 16.000 más, muchos de ellos de primera generación familiar en la universidad, algo de lo cual pocos de los 500 tomadores pueden enorgullecerse. ¿Se los puede dejar desamparados?

Definitivamente no. Es responsabilidad de la Gestión comprometerse a que la próxima vez no se permitirá que un grupito pueda asumir la representación de la mayoría. Pero también es responsabilidad de la mayoría dejar de lado los prejuicios de la anti-política heredados de la prédica de la última dictadura militar y del menemismo y entender que hacer política también es defender los derechos propios. Si algunos creen que hacer política es ganar plata con los apuntes o con un kiosco, o hacer ruido para que algún dirigente pueda decir que “Sociales es la cuna de la revolución contra el gobierno nacional”, será responsabilidad de cada uno de los otros 16.000 estudiantes hacer política para defender sus derechos, para defender la universidad pública y para luchar por una sociedad mejor.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Ayer lunes, en la sede de Santiago el aula seguía siendo bar..., no la devolvieron!! Incumplieron el acuerdo, y hubo que documentarlo con un escribano. Ahora cómo sigue? Que respuesta darán los actores institucionales ante esta situación? El conflicto no terminó, no sólo en lo simbólico sino en lo fáctico.

Anónimo dijo...

Estimado Rubén:
en un momento en que sobreabundan comentarios y balances orales, en pasillos, el tuyo tiene el mérito de estar escrito y publicado. Por tanto, genera debate.
Claramente no lo comparto, pero, para no extender el posteo, quisiera centrarme en un punto y agregar un comentario adicional.
La tesis que se plantea aquí es que no se consiguió nada tras 47 días de toma. O peor: que lo obtenido ya estaba previsto y dispuesto con anterioridad.
Quiero discrepar y me remito a las largas discusiones en la llamada "mesa de diálogo": allí no se sabía dónde estaba el pliego de la tercera etapa, dónde estaban los fondos (y no sólo "dónde" sino "si había"), no había comedor estudiantil en Constitución, no había fondos para Becas. Antes de la toma, no estaban ni presentes ni dispuestas tales cosas. Por el contrario, los pocos datos fueron obtenidos por los estudiantes en la audiencia con el Ministerio de Planificación. Comentarios de Fatala, dicho sea de paso, que no eran compromisos.
Después de la toma, hay un acta que movilizó al Consejo Superior a representantes estudiantiles, al Secretario de Políticas Universitarias, al Rector de la UBA y al Decano de Sociales. Eso es una conquista. Y una gran "novedad" que no estaba presente durante ni antes del conflicto.
El comentario es más puntual: no somos "socios" del movimiento estudiantil. Participamos de sus luchas, porque históricamente han sido lo más dinámico de la universidad. Y, en segundo lugar, no hay tal repudio "masivo" a la AGD, un gremio que, por otra parte, sostuvo desde hace años las reivindicaciones del edificio, esto es, por mejores condiciones de trabajo. Sí, un cuestionamiento por parte de docentes que no compartieron nuestra intervención (más por lo que se atribuye que dijimos e hicimos, que por lo que efectivamente dijimos e hicimos).
Saludos
Santiago Gándara

Anónimo dijo...

Es increíble, siguen usando el aula 6 de bar y encima ponen condiciones para devolverla. Son de terror. Y flojísima la actuación de la gestión....dentro de poco le van a pedir permiso al Cecso para tomar exámenes.

Rubén dijo...

Si alguien nota que publiqué un comentario y luego lo suprimí, no es censura. Sólo que me parece mal que alguien le responda desde el anonimato a un comentario que lleva firma con nombre y apellido.

Luis Goñi dijo...

No tenía nada de malo el comentario que borraste. Dice una verdad: la AGD responde básicamente al Partido Obrero (partido en el que milita el señor Gándara), y al PTS. Y la enorme mayoría de los docentes no responde ni a esa agrupación ni a esos partidos.
Luis Goñi